Vaqueros, replicantes y simulacros. Rodrigo Olavarría