Tiempo muerto, hoguera de ovejas. Roberto Merino