Una cama. Verónica Echeverría